Cal se hace con la plata y da a España su duodécima medalla

El piragüista español David Cal no pudo seguir el ritmo del húngaro Attila Vajda, que logró el oro, y concluyó segundo en la final de los 1.000 metros en C-1, otorgando a España su duodécima medalla, después de una carrera muy regular en la que se mantuvo segundo en todo momento.
Con esta medalla, el gallego, que participaba en la primera de las dos finales que disputará en los Juegos Olímpicos de Pekín, consigue su tercera presea en los Juegos Olímpicos, tras el oro y la plata conquistados en Atenas 2004. En este sentido, el segundo puesto cosechado hoy le impide revalidar el título de campeón olímpico en esta distancia cosechado hace cuatro años.

El triunfo recayó en el húngaro Attila Vajda, que remontó tras el paso por los 500 metros para imponerse en la línea de llegada con un tiempo de 3:50.467 segundos, mientras que el bronce fue para la embarcación canadiense tripulada por Thomas Hall, al que David Cal aventajó en 902 milésimas.

La carrera comenzó con el palista gallego bien colocado en un grupo en el que apenas había diferencias. Así, el paso por los 250 metros iniciales transcurrió con el uzbeko Vadim Menkov en cabeza, pero con hasta cuatro embarcaciones dentro del mismo segundo, lo que provocó que Cal pasara sexto el tramo.

Sin embargo, el de Cangas de Morrazo, fiel a su estilo, comenzó la remontada y se situó en segunda posición siguiendo la estela de Menkov, que logró distanciarse con más de un segundo al paso por el ecuador de la prueba.

En ese momento, el uzbeko comenzó a notar el desgaste inicial. Coincidiendo con su desfallecimiento, el húngaro Vajda apareció como un tiro por detrás para superar primero a Cal y después al uzbeko Menkov, que también se vio superado por el triple medallista español antes de los 750 metros.

De ahí al final, no hubo cambios, Vajda se impuso sin problemas y Cal, más conservador en los últimos metros viendo inalcanzable al magiar, se aseguró la plata, cruzando la meta con un tiempo de 3:52.751, que mejora el bronce mundialista en la distancia obtenido en 2007 en Duisburgo.

Con esta medalla, España acumula ya cuatro oros, seis metales de plata y dos preseas de bronce para un total de doce medallas, que puede ampliar el propio David Cal en la final de los 500 metros en C-1 de mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *